jueves, 21 de junio de 2012

Islas crujientes de calabacín... al dente

¡Ey! El evento culinario más dicharachero de la blogosfera ha vuelto, el Hecho en mi cocina (más conocido como el HEMC). En su edición n.° 56, que se dice pronto, Ana de Cocina a Tiempo Parcial propone el calabacín y ¡olé! Así que a mí me ha venido de perlas para hacer un poco de limpieza, no de la nevera, no, sino de blog, ya que tenía yo estos calabacines por ahí en las entradas sin publicar.

Mi madre, que tiene una hermosa huerta, suele recoger unos calabacines de dimensiones monstruosas y cuando llega la temporada, hay calabacín en casa hasta en la sopa, y no es un decir. Una de las múltiples recetas que hace la mamma son sus famosos sándwiches de calabacín, jamón y queso. Una variante del popular sándwich mixto pero con dos rodajas de calabacín en lugar de pan. Rebozados y fritos. Aquí en Alemania es mi suegra la que se encarga de hacer el suministro de cucurbitáceas entre la familia, así que cuando en la última visita volvimos a casa con un par de hermosos ejemplares, me acordé de los famosos sándwiches. Como soy muy vaga, y me da mucha pereza freír, estuve pensando en alguna manera menos laboriosa de combinar los ingredientes y no acabar chorreando aceite. El resultado, unas islas bastante presentables de calabacín, jamón cocido y queso.

IMG_6213

Ingredientes
1 calabacín, a ser posible de esos sobredimensionales que solo dan las huertas familiares (en su defecto 2-3 medianos)
2-3 lonchas grandes de jamón cocido
queso tipo Emmental (unos 200 g)
1 paquete de queso feta (unos 100 g)
2 cucharadas de queso Parmesano rallado
2 cucharadas de pan rallado
aceite de oliva
sal

Preparación
Precalentamos el horno a 250 °C y preparamos una bandeja de horno con papel de aluminio. Lavamos el calabacín y lo cortamos en rodajas gruesas de 1 cm que colocamos en la bandeja de horno previamente salpicada con unas gotas de aceite de oliva. Salamos ligeramente cada calabacín. Colocamos un par de lonchas de jamón cocido cortadas en cuadrados a la medida de las rodajas de calabacín. Encima colocamos una loncha (o dos) de queso tipo Emmental y por último un dado de queso feta. En un bol mezclamos el Parmesano con el pan rallado y espolvoreamos las islas de calabacín.
Introducimos en el horno caliente y dejamos durante unos 10 minutos o hasta que se dore la superficie.
Et voilà!

Markierte Fotos43

Ver receta para imprimir

18 comentarios:

  1. Qué torrecitas tan ricas, una opción maravillosa para el calabacín. Genial. Besos

    ResponderEliminar
  2. me chifla el calabacin y tus islas! a ver si me pongo y participo!
    besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te picaste, ¿eh? Venga que quedan pocos días :-)

      Eliminar
  3. Creo que soy la única hortelana que no dejo participo del gigantismo calabacinero... no hay manera, nos los zampamos antes. Es verdad que mi huerta es enana, así que casi que sacamos la silla y nos sentamos a verlos crecer con el cuchillico en mano, esperando para darle tajo "zas" y a la sartén... pero como la idea me agranda mis pupilas gustativas es posible que pruebe la versión mini, porque ya tengo uno -el primero- casi con el tamaño mínimo para hacerle rodajitas,
    Bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, me recuerdas a mí con mis pobres fresas en la maceta del balcón, me siento y las veo crecer, y cuando recojo las 3 o 4 que da, las rechupeteo con mucho gusto :-)

      Eliminar
  4. Mmmm, me encantan! Y mucho mejor así, sin freír nada, que yo también soy muy perezosa en ese tema :P.
    Qué ricos los calabacines, voy a disfrutar muchísimo del recuento final de todas las recetas participantes :).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo de freír parece que le da pereza a mucha gente, a juzgar por los comentarios. Yo también estoy esperando que salga la laaaarga lista del HEMC. Un saludo.

      Eliminar
  5. ¡¡Me encanta!! Menuda idea más sencilla y más rica. Coincido con Akane en mi pereza del freir, aunque sería feliz probando los mixtos de calabacín de tu madre ;D

    Las fotos preciosas, y el acabado de los calabacines en el horno es fabuloso.

    ¡¡Muchísimas gracias por tu aportación al HEMC!!

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Freír da pereza, no comer fritos. Los mixtos de mi madre los tengo que hacer y sacar un día de estos por aquí, pero eso, cuando me quite la pereza... :-)

      Eliminar
  6. Me uno al club de las perezosas en el tema fritos, creo que sólo como fritos en restaurantes o en España, jejejeje... ¡receta apuntadica! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay dos sin tres. Estos están al dente, eso sí, aviso (pero sé que a la Marona le van a gustar ;-)

      Eliminar
  7. Que islas más buenas, y mucho mejor al horno que fritas.

    ResponderEliminar
  8. Tengo la huerta en pleno rendimiento de calabacines así que comenzare en breve con el recetario y esta sencilla torre no faltara paisana...

    un afectuoso saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino además que sacarás también calabacines de esos sobredimensionales que se dan por el norte, no?
      Un abrazo para la Tierruca :-)

      Eliminar
  9. Me gustaron mucho tus calabacines, desde luego los haré con frecuencia sobre
    todo ahora en verano. Muchas gracias por tus ideas sencillas y riquísimas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmen, me alegro que te hayan gustado, ya verás qué rápido se hacen. Un saludo.

      Eliminar