domingo, 20 de enero de 2008

Amor a primera vista

Fue un flechazo, inconfundible, no hubo dudas, fue amor a primera vista y ocurrió aquí. Estas cosas son así, llegan cuando una menos se las espera.
Aunque en esta historia había un pequeño inconveniente y es que ¡él pertenecía a otra! Así que, como no está bien eso de codiciar bienes ajenos... dicen..., pues me puse manos a la masa. El resultado me ha convencido, creo que será un amor de por vida:

Pan de leche Hokkaido


Ingredientes

600 g de harina
20 g levadura fresca
30 g leche en polvo
60 g azúcar
9 g sal
1 huevo mediano
210 g leche (templada)
100 g nata (templada)

Preparación

Disolver la levadura fresca en un poco de leche. Mezclar el resto de los ingredientes y amasar hasta obtener una masa elástica y homogénea. Dejar reposar durante, al menos, hora y media hasta que la masa haya doblado su tamaño. Colocar después sobre una superficie enharinada y amasar ligeramente para que baje el volumen. Cortar la masa en cuatro trozos iguales, hacer una bola con cada trozo, cubrir y dejar reposar unos 20 minutos.

Extender ahora cada uno de los trozos con el rodillo formando cuatro tiras (con el ancho del molde en el que se van a hornear). Finalmente enrollar y colocar los rollos uno al lado de otro en el molde. Dejar reposar otra hora y media hasta que suba el volumen dentro del molde.


Pintar la superficie con un poco de leche e introducir en el horno previamente calentado a 175°C durante aprox. 35 minutos. Transcurrido este tiempo sacar del molde y hornear 4 minutos más.

Nota
: Si la superficie se dorara muy rápido, cubrir con papel de aluminio.


Por lo que he podido ver, el pan ya ha dado vuelta y media a la blogosfera. La leche de Hokkaido, que da nombre a este pan, es leche originaria de la región de Hokkaidō, la segunda isla más grande de Japón, la mayor isla al Norte. Claro está que yo no he utilizado leche de esta isla, aunque he intentado utilizar una leche de calidad, una leche ecológica. Googleando he descubierto también que incluso Kit Kat tuvo una edición limitada especial para su Kit Kat blanco con leche de Hokkaido, y que hay accesorios varios con motivos de esta leche. En conclusión: Hokkaido es realmente un nombre en cuestión de leche!

La ventaja de este pan es que pueden probarse diferentes rellenos para cada trozo. En la foto los cuatro que yo hice, dos naturales y dos con Nutella, pero se me ocurren más para el próximo, frutos secos, por ejemplo. Para desayunar, con mantequilla y mermelada, está ¡de vicio!

¡Probadlo y me decís!



9 comentarios:

  1. OHMYGOD!

    Hacía día que no me pasaba por aquí...y has ido a poner una receta de la que yo también estoy enamorado...tan sólo espero a que me traigan mi nuevo horno para ponerme manos a la obra. Jo! qué pinta!

    ResponderEliminar
  2. Yo también me enamoré en cuanto la vi! Y ahora entre todos, me la habéis metido en la cabeza de nuevo... en fin, manos a la obra!

    ResponderEliminar
  3. Uf, yo también la hice, aunque cometí el error de poner los rollos al revés y cambiar el tipo de molde; por supuesto no lo recomiendo, el chocolate se fue al fondo.
    Ahora que veo lo bien que te ha quedado me dan unas ganas inmensas de volverlo a hacer porque rico esta riquísimo.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Tiene un aspecto delicioso, lo apuntamos para probarlo, seguro que nos hace repetir.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. esto tiene un aspecto terriblemente bueno!!

    ResponderEliminar
  6. mmmmmmmmm que pinta tiene ese pan!!!, seguro que lo probaré, se ve delicioso!!!

    ResponderEliminar
  7. Hola!
    He llegado a tu blog por casualidad y me he quedado encantada con este pan. Solo una duda, qué dimensiones tiene el molde?
    gracias y un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Hola Eva, es un molde de 30 x 9 cm, espero que te ayude!

    ResponderEliminar
  9. gracias Noema! tomo nota.
    Un salu2!

    ResponderEliminar